Atención

«Egregio», me da por pensar cada que lo pienso, es una palabra que usan mucho en Campeche. O es lo que creo porque la única vez que he estado ahí, en 1996, tal fue el tratamiento que le nació darme al poeta Roberto Pacheco. «¡Egregio!», gritaba y me abrazaba cada que entrechocábamos las cervezas con que sobrevivíamos en el sauna incesante que era una cantina cercana al mar oscuro y en calma que jamás escuché llegar. Pero no es esto lo que quiero decir: a lo que voy es a que el egregio ensayista campechano Eduardo Huchín Sosa, en días recientes, arrojó en su blog una afirmación tan impresionante como fallida (lo siento, Eduardo: tuve que ponerlo así porque no hallo otra solución para el desvelo que me causó tu posición). Es a propósito de Gustavo Cerati, sobre quien el amigo Huchín razona: «Siempre he dicho que la mitad de su talento como letrista proviene de sus fans». ¿Por dónde encuentro que se quiebra esta observación? Por la creencia que la hace posible: ¿Cerati —como letrista, pero vámonos de filo y preguntemos también si como compositor, como jardinero, como mucama, como lo que sea— tiene talento alguno?
Qué va. Todo esto que digo nomás lo digo por las puras y santas ganas de chingar. Y más o menos por lo mismo pongo aquí esta joyita de un grupo que ya me cuenta entre sus fans, así sea sólo por las letras de sus canciones. El Cuarteto de Nos. Once discos tienen, los nenes, en 24 años de carrera —cosas de las que vengo enterándome apenas: ¿dónde he estado todo este tiempo?—, y son uruguayos (dato que encantará a los fieles del argentinito arriba mentado).
De nada.


Imprimir esto

4 comentarios:

Eduardo Huchin dijo...
14 de febrero de 2008, 0:05

Acepto las consecuencias de mi desmesura, el responso y mi jubilación como crítico de música. Reconozco que actuó más la memoria que el entendimiento. Soda fue parte de mi educación sentimental en los tiempos en que la educación sentimental provenía del disco disponible en la tienda. Infancia también es desatino.
Un abrazo, ilustrísimo.

Anónimo dijo...
14 de febrero de 2008, 8:28

Uyy, y yo tanto que me contuve por no desentonar con el cosmos que consideran a Cerati como un egregiado completo, no medio egregiado como dice Sosa.
�Egregio! Israel por la coincidencia.
Por cierto, confieso que no conoc�a esa palabra.

Anónimo dijo...
14 de febrero de 2008, 9:08

Gracias por mostrarnos al Cuarteto de Nos, es un grupo que vale la pena conocer. Les recomiendo "Ya no sé que hacer conmigo"

Kurt C. dijo...
15 de febrero de 2008, 12:08

No puedo decir mucho, pero a mi si me gusta Cerati, la verdad y Soda también. La palabra no la conocía, está chida y suena muy fuerte.
Por cierto, detectaré el otro grupo. No será que no te late Cerati por algún prejuicio a la Argentina?