Cuantimenos

La mala noticia es que en Guadalajara hay balaceras todos los días. La buena noticia es que la mayor parte de esas balaceras son ficticias, y sólo tienen lugar en la alarmada imaginación de los ciudadanos que, por ejemplo, ven un convoy de patrullas y corren a dar la alerta por Twitter. La pésima noticia es que algunas balaceras sí son reales, y que, sumadas a las ejecuciones y decapitaciones y granadazos en territorio jalisciense que reporta la prensa de todos los días, espesan la atmósfera de paranoia que respira esta ciudad —el miasma siniestro que flota sobre todo el país, y que sólo los muy ingenuos o los muy hipócritas dicen no percibir...

Para seguir leyendo, quiébrense para acá, por favor: Letras Libres. Blog de la Redacción.


Imprimir esto